COSMOVISIÓN

Cada religión posee una filosofía y pensamientos sobre como el Universo fue creado. La este sistema de fundamento y teoría se da el nombre de Cosmogonia, los mitos para mejor comprensión de la causa primera de la Creación.

La filosofía cosmogónica se relaciona la forma como una Tradición ve el Sagrado y explica la formación del universo y fundación del mundo, como entiende las diferentes manifestaciones del Divino y como cree que estas manifestaciones se expresan en nuestras vidas.

Para las Tradiciones Diánicas de un modo general, la Diosa es la gran Creadora y es eso que difiere nuestro camino Pagano de otros, que ven la Creación como resultado de la unión de polaridades opuestas y supuestamente complementarias.

Nosotros celebramos la Gran Diosa de la Naturaleza, en toda su diversidad . Ella es la donante de la vida, el origen de toda existencia en este planeta. Tres son sus faces: Doncella, Madre y Anciana, pues Ella es todas las Diosas y todas las mujeres. Ella se presenta en 3 aspectos también en la naturaleza como la Luna, el Sol y la Tierra.

Como la Luna, la Diosa es la Señora de los Misterios e Iniciación. Como el Sol, Ella es la Reina de los Cielos que fertiliza y da calor y sostén. Como la Madre Tierra, Ella se hace aquella que alimenta se alimentando de la vida, la Guardiana del Portal de la Muerte, que dará confort a nosotros cuando la Ella retornemos. Nosotros a honramos en todos los lugares, pues Ella es todo: vive como nosotros, en cada un de nosotros y a través de nosotros.

Consideramos que el papel central y preponderante de la Diosa es el diferencial de nuestra religión. Creemos que celebrar el Sagrado masculino en igualdad con La Diosa es meramente uno escape psicológico, para que una mente completamente devastada por milenios de patriarcado se sienta menos culpable al intentar incluir en su práctica religiosa el reconocimiento de la energía femenina como Creadora.

La preponderancia del culto a la Diosa en una Tradición no es decurrente de un desequilibrio religioso, ni mucho menos forma parte de un grupo separatista o radical. Como una Tradición matrifocal, creemos que existen muchas otras formas de polaridad que no sean basadas en género. Brujos con cosmovisión orientada para la Diosa prefieren identificar las polaridades no solamente como femenina y masculina, pero como muchas otras: día-noche, bien-apenas, creación-destrucción, oscuro-claro, orden-caos. De esta forma, masculino-femenino sería sólo una de las ilimitadas posibilidades de polaridades. Y es de esta forma inclusiva que entendemos la división de polaridades.

La elección del culto centrado exclusivamente en la Diosa viene del confort que el Sagrado Femenino en los proporciona, pues la Diosa celebra la diversidad y no impone límites. Creemos que es decir un factor primordial para el restablecimiento del equilibrio del Universo y la cura del Planeta, devastado por siglos de opresión e cultura patriarcal.

En nuestra Tradición la Diosa recibe muchas veces el título de "La Bailarina" mientras el Dios es llamado por nosotros de "El Conductor de la Danza Espiral del Éxtasis". Ellos son simbolizados por la Luna y por el Sol respectivamente, representando la eterna danza de la Creación iniciada en el inicio de los tiempos por la Gran Madre. Juntos Ellos bailan a través de los cielos en los mostrando sus muchas faces y formas.

La Tradición Diánica Nemorensis es un ramo de la *Wicca centrado en la Diosa y su supremacía, relegando al Dios un papel secundario con participación y actuación limitadas en los mitos y ritos. Para nosotros la Diosa es la gran Creadora de todo y todos. Ella contiene todo lo que tiene vida y carga en sí inclusive su complemento masculino, el Dios.

Reconocemos el Dios y lo honramos con placer cuando necesario. Sin embargo, eso no significa que lo celebramos en todos los rituales para aparentar un falso equilibrio cuando no sentimos que eso es necesario.

Además del más, se reconocemos que existen muchas otras formas de polaridades y la masculina/femenina es sólo una de ellas, no se hace necesario invocar el masculino en un ritual cuando existen faces de la Diosa que traigan en sus atributos la energía de la fuerza, guerra, independencia que teóricamente serían asociados al masculino se adoptáramos la clasificación de polaridades Yin-Yang tan tradicionales y convencionales.

Se percibe así que el Dianismo es no sólo fundamentado y equilibrado cuanto igualitario, además de ser una cuestión de opción y preferencia personal la elección de una práctica más orientada a la Diosa.

La elección del camino Wiccaniano centrado exclusivamente en la Diosa, es tan válido cuanto cualquier otro y tiene su belleza y expresión. Tal vez hoy sea la modalidad de Wicca más difundida en el mundo. Esto posibilita a las mujeres el rescate de su dignidad religiosa como Sacerdotisas y a los hombres la concienciación de los conceptos corrompidos, traídos por los valores y pensamientos patriarcales dominantes.

La Tradición Diánica da a las mujeres posibilidad de comprender las manifestaciones naturales que ocurren en sus propios cuerpos como sagradas, enseñándolas que son llenas de poderes como la propia Diosa. Todos los practicantes de una Tradición Diánica son orientados a ver la mujer como representante de la Diosa en la Tierra, la quién debimos respeto y reverencia. Finalmente todos vinimos al mundo a través del vientre de una mujer y sólo eso ya es el suficiente para mostrarnos el cuánto ellas son importantes.

El Dianismo también enseña los hombres a ver la mujer como la propia Diosa encarnada, respetarla, percibir que ella no es un objeto, la ves cómo alguien importante para que haya vida y para la continuidad de la vida. Eso no *desmerece un hombre en nada, por el contrario, pues se él conseguir liberarse de los *grilhões patriarcales y dar la mujer el suyo debido valor será muy más valorado por ella.

El Dianismo, con su cosmovisão matrifocal, puede ser enriquecedor para aquellos que podrán encontrar en la Diosa la cura para muchos de sus males traídos por los siglos de patriarcado, trayendo confort y respuestas para varias indagaciones alma humana.

A pesar de la palabra "Diánica" referirse a la una divinidad romana(Diana), este es sólo un de los muchos nombres de la Diosa reconocidos en nuestra Tradición y no la única faz De ella reverenciada por nosotros. En la realidad, la Diosa principal de la Tradición Diánica Nemorensis es Danu, también llamada de Dana, cuyo nombre puede ser asociado a Dione en Grecia y también Diana en Roma


Copyright ©2006 Tradición Dianica Nemorensis